13. La Latina

El metro paraba en Tirso de Molina y mi maleta casi me impedía bajar en el andén. Hice lo que me dijeron: “planta el pie derecho al llegar”

La calle Toledo 54 no quedaba muy lejos de la parada así que, entre el gentío, me sumergía en las calles que me habían visto soñar apenas unos meses atrás. Al llegar me esperaba “la guiri”, que es como llaman las otras compañeras de piso a Selimé, la chica búlgara que duerme en la última habitación de la casa.

No podía perder el tiempo. ¡Y tanto que no podía! Como si de una escapada de fin de semana se tratase pasé la noche del viernes y la del sábado bailando al ritmo de las músicas de la capital.

Empieza mi primera semana en la ciudad. Quédate en Madrid vuelve con más fuerzas, más ganas, más ilusión y más, más, más…

                                        image

Leave a Reply

Your email address will not be published.