19. Cuando llega el calor los chicos se enamoran

el calor

Este es el primer verano que paso fuera de casa de papá y mamá. El calor de Madrid es sofocante. Seco, pero igualmente sofocante. No dejo de echar de menos que se me peguen los sobacos a la piel o sentirme sudado recién salido de la ducha. Al fin y al cabo: vaya, vaya, en Madrid no hay playa. Y yo echo de menos la playa. Más de lo que podía haber llegado a imaginar.

Mi proyecto de director se ha ido parando, en cierto modo, a la vez que iban subiendo los grados del termómetro. Quiéreme Más se acabó de editar el pasado mes de mayo. Tuve la suerte de poder presentarlo en la Escuela TAI. Ahora, ambos cortometrajes están siendo enviados a diversos festivales.

No obstante, “El Tendedero de Aria”, “Una Flor Entre Rejas”, “Ana” o “Pollo al Limón” son alguno de los guiones que de vez en cuando sufren cambios a mejor a esperas de ser materializados.

El verano sigue. Yo trabajo, en lo que puedo, pero trabajo. Y, aunque Madrid no tenga playa, el 7 de agosto vuelvo a mi casa.

image

Leave a Reply

Your email address will not be published.