Recuerdo que al llegar ni me miraste. Fuiste uno más de cientos y, sin embargo, fueron tuyos los primeros voleteos.

Con las ganas – Zahara

Leave a Reply

Your email address will not be published.